Las fallas de la red, los datos comprometidos por los delincuentes informáticos, los virus, la exposición a conversaciones telefónicas y otros acontecimientos como estos afectan la vida de muchas personas de formas que van desde inadecuado hasta que colocan en riesgo la vida de alguien. Al haber un incremento del número de usuarios móviles, aplicaciones digitales y redes de datos, las oportunidades para esta clase de actividad delictiva solo incrementaron.
¿Qué es la seguridad cibernética?
La ciberseguridad, también conocida como seguridad de la tecnología de la información, es un sistema para proteger computadoras, redes, programas y datos contra el acceso no intencional o no autorizado, o la alteración o destrucción de los mismos. Se está volviendo bastante común observar la cantidad de noticias que salen sobre datos e información clasificada a la que se ha accedido y publicado. Ya sean contraseñas de tarjetas de crédito o datos telefónicos, la tecnología puede transformase en un arma poderosa para los delincuentes informáticos.
El valor de la ciberseguridad
Los gobiernos, la milicia, las corporaciones, las instituciones financieras, los hospitales y otras organizaciones recopilan, procesan y almacenan una gran cantidad de información confidencial en las computadoras y transmiten esos datos a través de redes a otras partes del mundo. Con el volumen y la sofisticación cada vez mayores de los ataques cibernéticos, se necesita una atención continua para proteger la información comercial y personal, así como para salvaguardar la seguridad nacional.

Durante una audiencia en el Senado de Estados Unidos en marzo de 2013, los funcionarios de inteligencia del país advirtieron que los ataques cibernéticos y el espionaje digital son la mayor amenaza para la seguridad nacional y podrían conducir al terrorismo. Al mismo tiempo, hasta mediados de 2014, se constató que el número de ciberataques creció un 120% en todo el mundo, no solo en EE. UU.

Impactos financieros

Para evitar que ocurran ciberataques, es preciso invertir en ciberseguridad tanto en instituciones públicas como privadas. El sector de las tecnologías de la información necesita estar lo suficientemente preparado para hacer frente a esta nueva demanda de asegurados y garantizar que la empresa y los clientes se sientan seguros y que los negocios y las finanzas no se encuentren afectados.

Conclusión

Las empresas deben invertir en prácticas modernas para la seguridad de la información, centrándose en la prevención, además de la corrección.